CELULITIS

¡Buenos días!

En la entrada de hoy trataré un tema que preocupa a toda mujer: la odiosa piel de naranja o celulitis, es decir, el almacenamiento anormal de grasa y agua en el tejido conjuntivo cutáneo y subcutáneo, que obstruye la circulación sanguínea y provoca que se estanquen las toxinas.

celulitis2

Entre el 85% y el 98% de las mujeres después de la pubertad presentan algún grado de celulitis, siendo más frecuente en unas etnias que en otras. Parece haber un componente hormonal en su desarrollo (en los hombres es raro encontrar celulitis). Las responsables son las dichosas hormonas femeninas, los estrógenos, que favorecen la retención de líquidos y la acumulación de grasas. Así que la celulitis sólo se dará en hombres con mayor presencia de estrógenos. Las estadísticas sugieren que un 10% de los hombres pueden padecerla. Como está vinculada a las hormonas, el proceso se ralentiza con la edad (el pico mayor se sitúa hacia los 30 años).

¿Cómo combatirla?

Alimentación equilibrada y ejercicio físico. No hay mejor alternativa para prevenirla o mejorarla que los ejercicios físicos de actividad prolongada, pues los de corta actividad tenderán a consumir energía no adiposa del organismo. Es recomendable subir y bajar escaleras, trotar… para ejercitar principalmente las piernas y los glúteos que son las zonas donde suele acumularse la grasa en mayor medida. La celulitis se sitúa en la parte superior de la piel. Si pierdes tejido graso perderás contorno pero como no ataques también a la celulitis acabarás teniendo una talla menos y la misma celulitis.

La alimentación que propicia la celulitis suele ser la denominada “comida basura”. También el exceso de harinas, o de arroz; así como la ingestión de bebidas gaseosas (sodas) por su alto contenido de azúcares, que son captadas por la sangre y que después se acumulan en la dermis en forma de grasas. Se recomienda que la alimentación no tenga exceso de grasas, sino más bien verduras y frutas o alimentos acordes al nivel de consumo calórico del individuo. El exceso de sal, provoca la retención de líquidos, por lo que tampoco es muy recomendable, al igual que el café y el alcohol.

La liposucción, que es la extracción quirúrgica del exceso de grasa debajo de la piel, no resuelve esta afección, pues la acumulación de grasa aparecerá inevitablemente si el individuo no cambia sus hábitos y procura alimentarse sanamente y recurrir a los ejercicios físicos. 

Para casos de celulitis poco severos podemos empezar por tratamientos cosméticos como las cremas reafirmantes o anticelulíticos. Los cosméticos hay que aplicarlos con un masaje, ya que completa los efectos de los activos favoreciendo la absorción del producto y mejorando la circulación sanguínea y el drenaje linfático. Hay que tener en cuenta que la piel es más receptiva por la noche. Para casos más importantes, optaremos por tratamientos de medicina estética como la mesoterapia, la cavitación, los masaje manuales, envolturas…

También es importante comprender que las manifestaciones de enfermedades, dolencias o simplemente molestias son producto de que el cuerpo siempre acaba sufriendo lo que nos negamos a aceptar conscientemente. La celulitis, al ser una retención anormal de grasa, está hablando desde lo psicosomático de una retención más tiempo de lo “normal” de emociones (principalmente rabia, rencor y resentimiento). 

Permitámonos liberar emociones realizando algún ejercicio que nos guste y dándonos unos minutos al día para descargar los malos momentos (trabajando en el jardín, bailando, saltando, pegándole a las almohadas…) pero…¡libera! La mala circulación es un no fluir en la vida… 

¡Hasta el siguiente post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Post Navigation